Correctores virtuales vs. correctores profesionales

Correctores virtuales vs. correctores profesionales

El trabajo del corrector de textos es bastante complejo. Requiere un esfuerzo y concentración, dependiendo del tipo de libro y la extensión del mismo que esté llevando a cabo. Es por esto que los correctores de textos virtuales han ido ganando terreno sumado al coste de pagar por un profesional y las tarifas de corrección de textos. Sin embago, es obvio que los correctores de texto virtuales estos presenten un problema más que una solución. Por eso mismo, en este artículo vamos a analizar las dos caras de la moneda para comprender que lo barato sale cara. En definitiva, un corrector profesional, de carne y hueso, siempre es la mejor opción frente a un software que trabaja a velocidades increíbles.


 

1. Omisión de errores

Errar es de humanos, es común que un corrector de textos omita un error mínimo. Sin embargo, el profesional revisará tantas veces como sea posible y podrá identificar nuevos errores. El corrector virtual podrá revisar el texto mil veces en una hora, pero no encontrará más errores (además de los que encontró en la primera revisión). Esto es debido a que la base de datos del corrector de libros virtual no va a cambiar, a menos que se le haga alguna clase de actualización.

 

2. Corrección de estilo

La corrección de estilo es algo sumamente importante para cada obra publicada por una editorial. Si el estilo no está en su máximo punto, es muy posible que la obra no llegue tan lejos. Se trata de un diamante en bruto antes de su corrección de estilo. El problema es que aunque la corrección de estilo no sea algo imprescindible, sí es muy recomendable. Los correctores de libros virtuales no pueden hacer corrección de estilo, ese es el problema. Sin embargo, no se trata de algo demasiado preocupante. Una vez se haya realizado la corrección preliminar y el editor haya hecho la revisión, este puede proceder a hacer la corrección de estilo.

Esta labor puede tornarse bastante tediosa, puesto que el objetivo es encontrar errores en la forma de escritura como: redundancias, malas descripciones, muletillas, reiteraciones en ciertas palabras, falta de sinonimia en el escrito y el vocabulario en general. Aquí hay varias cosas que dependen bastante, como lo son los conjuntos de palabras que conforma el léxico de una región. El editor debe estar consciente de esto y no puede permitir que el libro, si es de un autor argentino, por ejemplo, sea publicado con regionalismos de latinoamérica.

 

3. Entonces, ¿por qué elegir a un profesional antes que a una máquina?

Es posible que la tecnología logre que el corrector de textos virtual mejore en algo un manuscrito, pero eso no es, ni por asomo, suficiente. Por ahora, los profesionales de la corrección siguen haciéndose cargo de estas labores, aunque no se cierren a la idea de buscar apoyo en las máquinas para consultar información en la RAE o en el Panispánico. Pero ninguna máquina comprenderá jamás la intencionalidad y creatividad de un texto literario.

 

Nuestros Servicios de corrección de textos

Tarifas de corrección de textos

Artículos sobre la corrección literaria

About the author

Proyecto Data administrator

Proyecto Data, es un colectivo que intenta unir autores que desean tarifas económicas de corrección de textos con profesionales de la corrección recién graduados.

Deja un comentario