Corrección para cada tipo de texto

Corrección de texto para cada género y estilo

¿Qué sería de la corrección sin un gran personal cualificado detrás? Proyecto Data pone a tu disposición al mejor equipo de profesionales en cada área. No importa si se trata de narrativa, ensayo, tesis, textos legales o publicitarios. En Proyecto Data, tienes todo lo que tu manuscrito pueda necesitar. Nuestro trabajo de corrección de textos consiste en poner en contacto a correctores profesionales recién graduados con autores que buscan pulir o perfeccionar su texto, ya sea a nivel ortográfico, gramatical o de estilo.

Los correctores de textos porfesionales pueden detectar rápidamente las necesidades de tu texto porque han estudiado para ello. Se han graduado en las mejores escuelas, poseen estudios especializados y se encuentran en continua formación. Uno de los aspectos que define y destaca a un buen profesional es la curiosidad, sus ganas de conocer más y de no estancarse en la consecución de trabajos “decentes”. Su visión de futuro está guiada por el crecimiento, no por el conformismo. Por ello, además de revisar con frecuencia las distintas normas de la Lengua y los posibles cambios en los formatos, cuentan con la guía de tutores distinguidos en el mundo editorial.

 

Perseverancia y pasión: la fórmula perfecta

El éxito se sostiene sobre cuatro pilares fundamentales: talento, constancia, oportunidad y actitud. Nuestro equipo sabe que una corrección de texto de calidad no sale de la nada. Para lograr resultados positivos, debe esforzarse día a día, ser riguroso y aprender a gestionar el tiempo. Igual que escribir una novela requiere toda la atención posible, el trabajo de corrección es una carrera de fondo en la que cada revisión, cada lectura cuenta. De esta manera, se produce un interesante feedback en el que tu texto mejora a la vez que nuestros expertos crecen con él.

Puede que la habilidad para escribir correctamente suponga gran parte del resultado final. No obstante, a ella deben sumarse otras cualidades como la implicación y el compromiso. Nadie nace sabiendo, pero uno sí puede decidir cuánto está dispuesto a dar de sí mismo. Se trata de empujar los límites, de ser conscientes de que siempre se puede mejorar. Y esto sin olvidar la pasión, ese ímpetu imprescindible que empuja hacia la meta después de un recorrido plagado de obstáculos.